Unas semanas atrás, un amigo de mis viejos me llamó por teléfono para pedirme que le instale una impresora y algunos programas (un editor de imágenes y una enciclopedia) que había comprado para su notebook nueva con Windows Vista.

A modo de pequeña anécdota, el me comentaba que a la hora de ir al local de informática a adquirir dicho software, quería las versiones originales, lo que causo cierta gracia en los vendedores (típicamente Argentina) por lo que, lamentablemente, tuvo que adquirir versiones piratas dicho soft.

Dicho esto, paso a comentar mi experiencia con la instalación de dichos programas. No he tratado mucho con Vista (cuestiones éticas :)), así que digamos que era terreno desconocido para mi. La notebook es de gama baja, con 1 Gib de memoria RAM, el rendimiento del sistema en general me pareció algo ajustado, pero operable, mi sorpresa fue a la hora de instalar ambos programas, cuando un “sistema de seguridad” con una pantalla oscura y todo el teatro, me advertía que estaba instalando software que podía ser peligroso y bla bla. “Estoy en problemas, como haré para proseguir”, pensé. Pero mis temores eran infundados, ya que para saltear al dichoso “sistema de seguridad” solo tuve que hacer click al botón de continuar y el programa de instalación siguió su normal curso. Memorable.

Pero lo que más quiero compartir con ustedes, es la instalación de la impresora multifunción, relativamente nueva, una HP 3100. Comencé con lo normal, seguí las intrucciones del cd, desenchufé la impresora, ejecute el instalador. “Error”. la p…!. Resulta ser, que el driver es para todos Windows menos este. Eso no fue un problema, ya que tenía internet, me descargué el driver (140Mib).

El problema fue ético, moral. ¿Cómo puede ser que la evolución de un sistema operativo vaya para atrás? ¿no se supone que la compatibilidad debiese aumentar?. En fin, saquen sus propias concluciones.

Anuncios